Cuando el alma se hacía pedazos


Cuando el alma se hacía pedazos,
a cada palabra, a cada paso
cuando el alma se rasgaba,
con cada contacto prohibido.

Como un mero espectador,
observándola a ella desnuda,
ni conmigo, ni sin mí,
sino contigo, a solas.

Cuando el alma se rompía,
con cada caricia, con cada mirada,
cuando el alma lloraba,
y tú ni te enterabas.

El dolor fue tan terrible,
que olvidé cómo sentirla,
pues sin alma uno no sabe,
si la ilusión todavía respira.

Y aun así seguiré adelante,
cuando el alma, en pedacitos,
rasgada, rota y en llanto,
me sonría y me susurre, ¿Bailamos?

17/05/2010 Carles R. Arias

Esta entrada fue publicada en Prosa y Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Cuando el alma se hacía pedazos

  1. Jess dijo:

    No soy muy de la poesía, pero me ha emocionado, será por los momentos que uno pasa… Es preciosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.