La ecuación de Suso

A Suso y a Tareb, pero sobretodo a Suso.

En esta vida de incongruencias malnacidas aunque por desgracia natas, debemos tomar decisiones. Y al fin parece que alguna de ellas es coherente con el resto de la ecuación. En «x + y = smilie» no existía una solución lógica, momento en el que la variable «y» decide que la ecuación debe cambiar. Debe dejar de ser «y = smilie – x» siendo «x» infinito, o cercano a él. Aunque todo esto parezca un entramado incoherente de cifras y letras, tiene coherencia absoluta, sobretodo tras descubrir que «y», por sí misma, depende también de «z», que es igual a la suma entre «a» y «f». Y aunque «x» nos haga creer que «y» roza la nada absoluta sin la variable «x», no es así:
—————————————————————————-

smilie · z = y/(smilie-x)

*Contando que según «x» smilie es igual a la ecuación inicial, es decir, cercana a «x», intentaremos descifrar la ecuación contando que el resultado de smilie-x es equivalente a 1.
—————————————————————————-
y = smilie · z
ó
y/z = smilie

*Siendo «z» la suma de las variables «a» y «f», amigos y família.

—————————————————————————-
De esta forma llegamos a la conclusión que «y» puede acabar rozando la perfección si admite que «x» no debe formar parte de su ecuación, y por el contrario, agrega las variables «a» y «f» a su ecuación diaria.

Felicidades y ánimo en tu nueva búsqueda de variables que definan mejor tu vida. Ahora sólo eliges tú las variables que quieres que entren en la ecuación de tu vida.

Saludos y un fuerte abrazo,

Carles.

Esta entrada ha sido publicada en Personal y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.