Lunes

¿Y si todo no fuera tan simple como levantarse e ir a trabajar? ¿Y si cada mañana costara más y más fuerza de voluntad? Cada día, abrir los párpados y tener que escalar una montaña, correr los 1000 metros lisos o incluso nada a contracorriente durante horas. Es un buen sí­ntoma para determinar que las cosas empiezan a fallar. Mal vamos. Pero no hay problema, la sociedad lo soluciona. Si las charlas con un tipo bajito que no te conoce de nada, pero que puede decirte la solución a tus problemas, o incluso los fármacos aliviantes y adictivos, si todas las soluciones que te proponen, para empezar ni te convencen ni te ayudan en nada… Es que algo no funciona bien. Pero ya no en tí, ni en la sociedad siquiera. Simplemente echa la culpa al lunes, que no sólo es una opinión, sino un hecho, son todos una grandiosa alevosía de algún nihilista religioso, valga la contradicción.

Feliz inicio de semana,

Carles.

Esta entrada fue publicada en Personal, Prosa y Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.