Miedo al Rol.

Rúsia, 2006.  Situémonos en medio de una partida de rol en vivo. Para los que no sepan qué son los juegos de rol haré una pequeña aclaración, son en realidad teatro. Cuando se juega en mesa con un libro, cartas o tablero simplemente es una interpretación teatral en la que para realizar actos sobrehumanos se requiere de una tirada de dados, simulando el azar. Cuando hablamos de rol en vivo hablamos de representaciones con disfraces generalmente sin armas. Pero a veces puede llevarse armamento siempre acolchado y suele ser de fabricación propia. Sea del tipo que sea, el juego de rol suele tener un narrador que se encarga de poner un decorado a sus personajes (jugadores).
Pues una vez dicho esto, pasamos a los hechos. Juego de rol en vivo en un bosque de la Rúsia moderna. Mientras están jugando se escucha un grito. Cuando corren hacia el lugar encuentran a un adolescente de 15 años, jugando con el permiso paterno, con un palo de flecha clavado en el ojo. Algún jugador le ha quitado la protección, generalmente en forma de pelota o ventosa, a la flecha, y ha huído. El niño es llevado al hospital, pero antes de llegar, en la ambulancia se arranca la flecha del ojo y la lanza por la ventana sin que ninguno de los presentes se entere hasta la llegada al hospital. Cuando los acompañantes intentan explicar la historia él dice que estaba corriendo por el bosque y se tropezó, clavándose una rama en el ojo. Así evita que sus compañeros roleros sufran de las acusaciones típicas hacia los juegos de rol, y que generalmente son infundadas. ¿Hasta dónde llega la ética y hasta donde la moral?
Hagan sus comentarios.


Carles.

Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Miedo al Rol.

  1. Rittmann dijo:

    En Rusia tienen un problema con este tema, y se les ha ido de las manos. Consejo: nunca jugar un rol en vivo en Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.