Deja vú

Pepe

Pepe

Hace un mes que hace dos años y cuatro meses que mi estómago se encogió. Y hace dos años y cuatro meses que pasé por lo mismo que estoy pasando ahora. Y no pierdo esa sensación de deja vú. Y es que esa sensación de pérdida que uno lleva la sigue teniendo siempre, aunque pase una y otra vez. Y además, aunque pase el tiempo, también está presente periódicamente. Tanto una cosa como la otra. Se repite la historia.

Me he quedado con ganas de hacer tantas cosas que no podré hacer jamás… Pero los días pasan aunque sea increíble. Aunque mires fotos y le veas delante tuyo con una sonrisa de medio lado. Los días pasan, sigues mirando las últimas fotografías y lo imaginas tan vivo como cualquiera. Moviéndose, riéndose y lanzando ese pito doble en una partida de dominó.

Hace ya un mes.

Y tengo la sensación que también hace dos años y cuatro meses.

Pero sólo hace un mes y su mirada en las fotografías sigue persiguiéndome. Me quedo con ese recuerdo. Me gusta. Pero sea como sea, sé que esté donde esté estará sonriendo, esperando cualquier ocasión para reírse.

Y cómo no… Sé que estará bien acompañado.

Carles.

Publicado en Personal | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

Deseo

 

Deseo

Deseo

 

Sueños,
simples y oscuros,
pero sueños llanos.

Perfume de la vida,
de una vida perdida
que no encuentro.

O que encontré
y ahora sueño,
porque la perdí.

Y ahora sueño,
de mí, de ti y de todas,
de todas las cosas que soñé.

De lo que soñé y perdí,
y no recuerdo,
ni se si lo deseo.

2010 Carles Rubio Arias

Publicado en Prosa y Poesía | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

Idiotas

 

Idiotas

Idiotas

Ahogados,
en oxígeno enemigo,
sudados,
de sangre ya olvidada.

Y aun así, locos idiotas,
seguiréis creyendo
que cuando hayáis vencido,
realmente habréis ganado.

Marzo 2011 Carles Rubio Arias

Publicado en Prosa y Poesía | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Remordimientos

 

Remordimientos

Remordimientos

…y cuando los caídos se levanten,
empachados de soberbia,
andando con la cabeza gacha
y el sentimiento perdido,
incapaces de fijar la mirada
y de seguir adelante,
su sonrisa desaparecerá.

Y cuando se sequen las lágrimas,
lo harán con ideas transparentes,
y sus marcas de derrota,
no desaparecerán jamás.

Porque no existe venganza sana
ni raíz retorcida,
de árbol o de planta,
que alegue justicia inmediata.

Pues nosotros no somos ni seremos
jueces o ejecutores,
y quienes crean serlo,
son aquellos que caerán,
y que si por fortuna algún día se levantan,
seguirán incapaces de seguir adelante,
y mantener una sonrisa en la mirada.

21/04/2011 Carles Rubio Arias.

Publicado en Prosa y Poesía | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

Velatorio Josep Lluís Badosa

Para todos aquellos que quieran acercarse, pongo los datos a continuación:

Velatorio: Sala número 2, día 5 de abril a partir de las 16:30.

Ceremonia: 6 de abril a las 15:00.
Así como hace dos años elegí a Humet para despedirnos, esta vez Serrat con su Mediterráneo será el que lo despedirá:

Y a mí enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo…
En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.

Mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista…

Cerca del mar. Porque yo
nací en el Mediterráneo…

Gracias a todos,

Carles.

Publicado en Personal | Etiquetado , | 1 comentario

Hasta pronto, Pepe

Parece que la ironía de la vida me lleva por recodos que no sabía que existían. Ayer hice una canción para despedirme de mi segundo padre, el que he tenido de «repuesto» desde que tenía seis años, mi padrastro. Esperaba que me diera tiempo a cantarla antes de que se fuera, pero Fortuna ha querido que se fuera cerca de la hora que puse en la canción. A las 4:30 empezó y antes de las 4:40 terminó.

No tengo escritos, ni poemas, ni siquiera tengo ideas. Evidentemente, aunque fuera una larga enfermedad y la consciencia nos va avisando con tiempo para que estemos preparados, siempre duele. Y parece que cuando se te va un padre, puedes cogerle el tranquillo al tema. Pero no hay facilidades, no hay tranquillos ni te acostumbras jamás a esto. Cuando se va un padre, jamás es fácil. Cuando se va el segundo, aunque pensaba que sería más fácil, tampoco.

Se ha ido en casa, tranquilo, descansando, tras varios días sedado, no ha sufrido nada y el tránsito ha sido prácticamente como cuando uno cierra los ojos después de un largo día de trabajo. Y además no estaba sólo, estaba con nosotros.

Y aquí os dejo la canción, seguramente con palabras más animadas de las que escribiría ahora. Cuando pueda la acabaré como se merece:

Las horas corren en el reloj,
tu cada vez más dormido,
no quiero verte triste,
ni tampoco perdido,
quiero verte sonriendo
y encendiendo un cigarrillo.

Pero la vida pasa,
los minutos avanzan,
y ya me han avisado que te vas
a otro ladito.

Parece que descansas,
y los segundos pasan,
el minutero ya parece
ir más despacio.

Quizá sea hora amigo,
de descansar tranquilo,
tu vida ya has vivido,
y yo, por suerte, la he compartido.

Te lo agradezco amigo,
fui muy feliz contigo,
espero verte bien
cuando me llamen a ese otro ladito,
Las cuatro y treinta y siete
y tu ya te has ido.

Ya no me queda tiempo,
no sé que más decirte,
sabes que te necesito,
como el pájaro a su nido,
tendré que conformarme,
con un simple y sencillo,
«hasta pronto, amigo».

04/04/2011 Carles Rubio Arias

Adéu Josep Lluís Badosa Gaju i gràcies.

Publicado en Personal | Etiquetado , , , , , , | 6 comentarios

Cada día anhelo tu cuerpo

Cada día anhelo tu cuerpo

Cada día anhelo tu cuerpo

 

Cada día anhelo tu cuerpo; y a tí, por supuesto.

Arrastrándome entre las sábanas,
anhelo tu aroma,
aroma de realidad,
de fantasía perdida,
de historias que vendrán.

Pero entonces despierto
con el sueño en mi cuerpo
y añoro cómo pasaría,
me hundiría en tu cuerpo
a buscar qué hay dentro,
despacio,
hurgando cada curva de tus sentidos,
y, completamente desafinado,
te susurraría cuánto te echo de menos.
A ti y a tu cuerpo.

29/03/2011 Carles Rubio Arias.

Publicado en Prosa y Poesía | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

Como aceite en un charco

Antes que nada, feliz 2011. Creo que es el momento de aprender a adaptarnos. Ese es mi propósito para el 2011. Y este poema va para aquellos que como yo, nos cuesta aceptar los cambios:

Como aceite en un charco

Como aceite en un charco

Y, aunque mirando hacia arriba,
las cosas cambien,
de sol a lluvia,
de lluvia a nieve,
todo es subsistente,
categórico e inapelable.

Somos nosotros,
pequeños como motas de polvo,
que hacemos que las cosas se alteren,
transmuten y permuten.

Pero aun así nos aferramos
a nuestros hábitos,
y hacemos de lo elaborado
algo inmutable,
hacemos de una variable
una constante,
aun teniendo el poder para cambiar.

Y así,
nos preocupamos por cosas chicas,
por cambios en nuestras vidas,
que no queríamos,
que no controlábamos,
pero que en el fondo,
es lo que nos hace ser lo que somos,
humanos al fin y al cabo,
que luchan por cambiar el mundo.

Un mundo llano, absoluto,
categórico y completo,
definitivo y rotundo,
pero en el que somos dioses,
capaces de no mojarnos cuando llueve
y de sonreír cuando nieva.

Capaces de amar y ser amados,
dejar y ser dejados,
capaces de evolucionar
en un mundo intransigente,
firme y consecuente.

31/12/2010 Carles Rubio Arias

Publicado en Prosa y Poesía | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Papito

[Català]

Papito

Papito

El maig passat, vaig veure’l per primer cop des de que va venir la Foscor. De forma fugaç i lleugera, però no per això menys vàlida.

Papito

Vaig caminant per un parc que em recorda al Hyde Park, bàsicament perquè no veig el final per molt que intenti trobar una sortida.

Veig de reüll una ombra. Em trobo a mon pare amagat rere un arbre. Observant-me. Al final se n’adona i s’acosta. L’abraço i no puc evitar somriure. Estic somiant, o d’un altre forma aquesta imatge seria impossible. Fa més d’un any que el vaig enterrar. Però res d’això te cap importància. Em sento ple.

Passem tot el dia plegats, xerrant com sempre d’actualitat i posant-nos al dia de la vida. Li ensenyo uns escrits en els que he estat treballant i com sempre aconsegueix posar-hi la pinzellada que els hi faltava. Quan arriba la nit s’acosta a una espècie de pàrquing i obre la porta. Sembla que ja s’ho coneix. Entra i diu que ell es queda aquí. Li pregunto si es que dormirà aquí. Ell assenteix. Jo li demano que vingui a casa, que tinc lloc, però ell nega amb el cap. «Aquí ja estaré bé» diu. Però insisteixo al menys a acompanyar-lo fins al lloc on dorm. Seguim més endavant. Un home se’ns mira i crida: «On aneu?», deu ser el vigilant. Mon pare no respon, però sembla que el vigilant el reconeix i el deixa passar.

Sigui com sigui arriba un punt a partir del qual no puc passar. El meu cos no respon més enllà d’aquella línia imaginària. El vigilant ni es preocupa de parar-me els peus, aquella barrera és impenetrable per a mi.

Mon pare es gira, somriu i em diu: «Cuida’t molt cuquis. Ja ens veurem.»

Les llàgrimes corren per la meva cara com feia temps que no ho feien.  L’he tornat a perdre per segona vegada consecutiva en poc més d’un any. Però sóc conscient que no serà per molt temps. Ja tornarà, sempre aconsegueix trobar-me.

Esperaré pacient fins que pugui escapar-se un altre dia.

[Castellano]

Papito

Papito

A mitades de mayo lo vi por primera vez desde que vino la Oscuridad. De forma fugaz y ligera, pero no por eso menos válida.

Papito

Voy caminando por un parque que me recuerda al Hyde Park, básicamente porque no veo el final por mucho que intente encontrar una salida.

Detecto de reojo una sombra. Me encuentro a mi padre escondido detrás de un árbol. Observándome. Al final se da cuenta y se acerca. Le abrazo y no puedo evitar sonreír. Estoy soñando, o de otra forma esa imagen sería imposible. Hace poco más de un año que lo enterré. Pero nada de esto tiene importancia. Me siento lleno.

Pasamos todo el día juntos, charlando como siempre de actualidad y poniéndonos al día de la vida. Le enseño unos escritos en los que he estado trabajando y como siempre consigue ponerle la guinda final que les faltaba. Cuando llega la noche se acerca a una especie de cochera y abre la puerta. Parece que ya se lo conoce. Entra y dice que él se queda aquí. Le pregunto si es que piensa dormir ahí. Asiente. Yo le pido que venga a casa, que tengo sitio, pero él niega con la cabeza. “Aquí ya estaré bien” dice. Pero insisto hasta que al menos acepta a que le acompañe hasta el sitio donde duerme. Seguimos más adelante. Un hombre se nos queda mirando y grita “¿Dónde vais?”, debe ser el vigilante. Mi padre no responde, pero parece que el vigilante lo reconoce y le deja pasar.

Sea como sea, llega un punto en el que yo no puedo pasar. Mi cuerpo no responde más allá de esa línea imaginaria. El vigilante ni se preocupa de pararme los pies, aquella barrera es impenetrable para mí.

Mi padre se gira, sonríe y me dice: “Cuídate mucho cuquis. Ya nos veremos.”

Las lágrimas corren por mi cara como hacía tiempo que no lo hacían. Lo he vuelto a perder por segunda vez consecutiva en poco más de un año. Pero soy consciente que no será por mucho tiempo. Ya volverá, siempre consigue encontrarme.

Esperaré paciente hasta que pueda volver a escaparse algún día.

Carles.

Publicado en Personal, Prosa y Poesía | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Mucho mejor.

.

Tenía otras frases escritas sobre recortes de ansiedad… Pero hoy no voy a escribirlas.

Sólo pondré una imagen y diré una cosa:

«Hoy estoy mucho mejor»

PD: Agradezco enormemente a David por descubrir esta imagen. Me ha hecho reír un buen rato.

Publicado en Personal | Etiquetado , , | Deja un comentario