Prosa conclusa llena de poesía inconclusa (I)

Dedicado a David, él ya sabe el por qué y el cuando:

Duele

Un dolor arrítmico,
sin pausa pero lento,
que te corroe,

que hace que sueñes,
historias, cuentos de cuna,
que hacen que sueñes.

Duele que te importe,
duele creer estar solo
cuando te acompañan,
duele el vací­o lleno,
la esperanza desesperada,
la desesperación helada,
que como frí­o, quemada,
oblonga, imperfecta,
tu corazón alcanza.

Tu corazón, oblongo,
imperfecto, como mi alma.

Carles.

Esta entrada fue publicada en Prosa y Poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.