Tuesday?

Sí­, martes. Un día cualquiera en el que tras un lunes de proposiciones todo queda en suposiciones que pasan a ser creencias increíbles de ideas fugaces que permanecen a diario en nuestros objetivos. Como un conjunto de estrellas. Siempre ahí­ pero nunca acabamos de verlas, ni de creerlas siquiera… Sólo sabemos como son. Como nuestros martes. El dí­a de las propuestas incumplidas, los sueños rotos, el día en el que aprendemos idiomas, y sobretodo el día de desaparecer pronto entre las sábanas para renacer, cual fénix de sus cenizas el miércoles, con fuerza renovada.
Pero el miércoles y el resto, mejor, para otro día.

Carles.

Esta entrada fue publicada en Personal, Prosa y Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.