Ejercicio

Por un momento me asusté. Parecía como si el mojo, al que tantas veces había acudido, había desaparecido. Como si la falta de práctica hubiera debilitado mis dedos y mi cabeza.

No pares ahora, pensé. Pero ya era tarde, había pasado de una idea a otra sin darme apenas cuenta. No avanzaba con ninguna.

Por lo tanto, lo único que me quedaba era concentrarme e intentar continuar sin él.
Sí, las palabras revoloteaban y salían sin esfuerzo, pero no había nada que contar.

Así que salí y me puse a observar. Vi la vida e intenté pintarla con palabras, puntos y comas. Pero más que una historia, parecía un ejercicio de concentración y observación. Una clásica descripción carente de acción.

Pero continué con mi esfuerzo y, aunque cansado, seguí dejando mi pluma correr.

En algún momento dejé de pensar, y empecé a escribir estas líneas de forma automática, dando la bienvenida de nuevo a lo que tanto necesito para escribir y contar historias.

Gracias por devolverme la llamada.

Esta entrada fue publicada en Prosa y Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ejercicio

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Mauro dijo:

    Necesitas unas gafas menos pasta, tío. Te estás volviendo muy profundo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.