Ejercicio

Por un momento me asusté. Parecía como si el mojo, al que tantas veces había acudido, había desaparecido. Como si la falta de práctica hubiera debilitado mis dedos y mi cabeza.

No pares ahora, pensé. Pero ya era tarde, había pasado de una idea a otra sin darme apenas cuenta. No avanzaba con ninguna.

Por lo tanto, lo único que me quedaba era concentrarme e intentar continuar sin él.
Sí, las palabras revoloteaban y salían sin esfuerzo, pero no había nada que contar.

Así que salí y me puse a observar. Vi la vida e intenté pintarla con palabras, puntos y comas. Pero más que una historia, parecía un ejercicio de concentración y observación. Una clásica descripción carente de acción.

Pero continué con mi esfuerzo y, aunque cansado, seguí dejando mi pluma correr.

En algún momento dejé de pensar, y empecé a escribir estas líneas de forma automática, dando la bienvenida de nuevo a lo que tanto necesito para escribir y contar historias.

Gracias por devolverme la llamada.

Esta entrada fue publicada en Prosa y Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ejercicio

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Mauro dijo:

    Necesitas unas gafas menos pasta, tío. Te estás volviendo muy profundo…

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.